lunes, 23 de julio de 2012

El parque infantil Evita

Eva Duarte
En 1954, el intendente municipal Norberto Arecco (1903-1992) mandó erigir el denominado Parque Infantil Evita, con una inversión de 26 mil pesos, en la esquina de Yrigoyen y Humboldt, en el barrio La Falda. La portada de acceso al lugar, de lineas neocoloniales --siguiendo las formas adoptadas un década antes para los portales del parque de Mayo e Independencia-- la obra tenía en su frente el nombre del paseo y la inscripción "En la nueva Argentina, los únicos privilegiados son los niños".

El paseo infantil Evita, en la época de construcción, 1954

Al cumplirse el próximo 26 de julio de 2012 el 60 aniversario del fallecimiento de Eva Duarte, acaso este espacio público sea uno de los pocos que ha sobrevivido al paso del tiempo y a toda una época abierta a partir de 1955, donde todas las obras relacionadas con Eva y su marido, el tres veces presidente electo Juan Domingo Perón, eran destruidas.

El paseo, 58 años después de habilitado
Hoy el paseo mantiene el mismo uso, aunque ha modificado su nombre de "Evita" por el de "Eva Perón". Conserva el mástil original, habilitado en 1954, y tiene un monumento erigido en 2002 por el partido justicialista de Bahía Blanca con la mítica frase atribuida a Eva, "Volveré y seré millones".


Casas Verde

En 1937 el club Atlético Pacífico de Bahía Blanca comenzó la venta de las rifas con la idea de recaudar fondos para construir su estadio en terrenos propios de Charlone y Castelli. El primer premio era una atractiva casa-habitación, ubicada en la esquina de Moreno y Viamonte. De líneas art déco, estilo de boga en la época, la obra --con su ochava resuelta como la proa de un barco, con mástil incluido-- fue diseñada por el ingeniero Norberto Arecco y el arquitecto Herminio Manfrín y presentada como un petit hotel.

Frente de la casa-habitación que rifó, en 1937, el club Pacífico

Detalle del remate sobre la esquina
 En planta baja se ubicó un comedor, living-room, cocina, lavadero y garage y en la alta tres dormitorios, cuarto de baño y una gran terraza. Han pasado 75 años y la casa, adjudicada en 1938 con un sorteo de la lotería nacional, sigue luciendo sus formas, aunque ha resignado en el tiempo su particular remate.
PD.: Un año antes de este emprendimiento, también el club Estudiantes había sorteado una casa de similares características.

La casa, 75 años después, sin su remate.


Estudio Arecco-Manfrin, la firma en la esquina.
Ingreso por calle Moreno. Puerta de líneas art déco.

sábado, 21 de julio de 2012

Coches que se van...

Luego de cuatro años de tener la concesión de 11 líneas en Bahía Blanca, las empresas Plaza y Mayo dejan mañana, domingo 22 de julio de 2012, de operar en la ciudad, luego de que el intendente municipal decidiera decretar la caducidad de la concesión como consecuencia del mal servicio prestado en ese tiempo. Los recorridos serán absorbidos por las empresas Rastreador Fournier, Bahía Transporte Sapem y San Gabriel.

La 518, por Plaza, con el cartel escrito de la mano, La Favorita...
 Una imagen de los últimos momentos de estas firmas capitalinas da cuenta del mal estado de sus unidades, en algunos casos una llamativa precariedad, e incluso un curioso homenaje de un chofer --todos de Bahía Blanca, ahora tomados por las nuevas empresas-- rindiendo tributo a LA FAVORITA, una de las muchas empresas locales ya desaparecidas, que administró los recorridos --hoy cancelados-- de las líneas 508 y 510.

La Favorita, línea 508. Con sus colores inspirados en la mítica 60 de la Capital Federal.

domingo, 8 de julio de 2012

Paraboloides escondidos

El uso de paraboloides hiperbólicos como resolución estructural para cubiertas fue habitual en la década del 60, cuando se convirtieron en una interesante alternativa recurriendo a estas particulares formas que permiten cubrir importantes superficies con pocas columnas, con lo cual se generan interesantes superficies libres. En Bahía Blanca la Universidad Nacional del Sur formó a varios profesionales de la ingeniería que no tuvieron reparos en diseñar y calcular estas propuestas, las cuales se pueden encontrar en varias obras de la ciudad. Claro que no siempre aparecen a simple vista.
Es el caso de esta fantástica cubierta de una de las sucursales de la Cooperativa Obrera, calle Alsina al 600, que ocupa desde hace varios años el inmueble que fuera construido a medidos de la década del 60 para alojar al Supermercado Polar, siguiendo la modalidad de la época de agrupar varios locales comerciales, destinados a almacén, carnicería, verdulerías, rotisería, pescadería, kioscos, regalos y todo comercio destinado a atender las demandas barriales.




El supermercado tenía 27 stands o locales apoyados sobre las paredes peremetrales y dos grupos de cuatro locales y uno de seis ocupando el espacio central del edificio. Los accesos eran similares a los que hoy tiene el lugar, una puerta doble central por calle Alsina y una particular salida que da calle Belgrano. Lo que destacamos del edificio es entonces su cubierta la cual todavía aparece oculta a la vista del caminante.


Vista actual del edificio, Cooperativa Obrera de Alsina al 600

La obra pertenece --proyecto, cálculo y dirección-- al estudio de ingeniería E. Faggi y R. Justiniano, el cual se ocupó por entonces del proyecto de varios de estos mercados también denominados "Modelo".  La cubierta se resuelve de una particular forma, con dos paraguas invertidos centrales, dos medio paraguas adyacentes a los mismos, dando al frente y contrafrente del edificio, y cuatro cuartos de Paraguas, uno en cada esquina. Esto permite que en el interior del edificio aparezcan, en el local completo, apenas dos columnas, permitiendo armar de esta manera las circulaciones necesarias para acceder a todos los comercios habilitados.


La vista permite admirar el grupo de paraboloides que conforman la cubierta del edificio
Detalle de cubierta sobre muro de frente
Accediendo al supermercado por calle Belgrano se advierte el perfil de la cubierta