domingo, 8 de julio de 2012

Paraboloides escondidos

El uso de paraboloides hiperbólicos como resolución estructural para cubiertas fue habitual en la década del 60, cuando se convirtieron en una interesante alternativa recurriendo a estas particulares formas que permiten cubrir importantes superficies con pocas columnas, con lo cual se generan interesantes superficies libres. En Bahía Blanca la Universidad Nacional del Sur formó a varios profesionales de la ingeniería que no tuvieron reparos en diseñar y calcular estas propuestas, las cuales se pueden encontrar en varias obras de la ciudad. Claro que no siempre aparecen a simple vista.
Es el caso de esta fantástica cubierta de una de las sucursales de la Cooperativa Obrera, calle Alsina al 600, que ocupa desde hace varios años el inmueble que fuera construido a medidos de la década del 60 para alojar al Supermercado Polar, siguiendo la modalidad de la época de agrupar varios locales comerciales, destinados a almacén, carnicería, verdulerías, rotisería, pescadería, kioscos, regalos y todo comercio destinado a atender las demandas barriales.




El supermercado tenía 27 stands o locales apoyados sobre las paredes peremetrales y dos grupos de cuatro locales y uno de seis ocupando el espacio central del edificio. Los accesos eran similares a los que hoy tiene el lugar, una puerta doble central por calle Alsina y una particular salida que da calle Belgrano. Lo que destacamos del edificio es entonces su cubierta la cual todavía aparece oculta a la vista del caminante.


Vista actual del edificio, Cooperativa Obrera de Alsina al 600

La obra pertenece --proyecto, cálculo y dirección-- al estudio de ingeniería E. Faggi y R. Justiniano, el cual se ocupó por entonces del proyecto de varios de estos mercados también denominados "Modelo".  La cubierta se resuelve de una particular forma, con dos paraguas invertidos centrales, dos medio paraguas adyacentes a los mismos, dando al frente y contrafrente del edificio, y cuatro cuartos de Paraguas, uno en cada esquina. Esto permite que en el interior del edificio aparezcan, en el local completo, apenas dos columnas, permitiendo armar de esta manera las circulaciones necesarias para acceder a todos los comercios habilitados.


La vista permite admirar el grupo de paraboloides que conforman la cubierta del edificio
Detalle de cubierta sobre muro de frente
Accediendo al supermercado por calle Belgrano se advierte el perfil de la cubierta

2 comentarios:

Ricardo Raul dijo...

Cuando cursé ESTRUCTURAS ESPECIALES con el siempre QUERIDO y ADMIRADO NORBERTO TOMBESI, reflexionabamos que estas estructuras tenian su logica con los bordes libres, al contrario de lo aquí resuelto......, amen de la complejidad de sus desagues que requerían un periodico mantenimiento.....

Anónimo dijo...

Una acotacion: los ingresos son por calle Alsina y calle Vespucio.