sábado, 2 de julio de 2011

El Mudo sin su sombrero

Posdata: El 4 de julio mutilaron la estatua, cortándole su oreja derecha.


Ocho días. Ese fue el tiempo que demoraron "manos anónimas" en realizar su primer acto vandálico contra la figura de Carlos Gardel colocada el pasado 24 de junio en la primera cuadra de calle O'Higgins. No fue un graffiti ni un golpe: le sacaron su sombrero. En un día de frío polar, la cabeza del Morocho quedó expuesta a la curiosidad de los paseantes. A despecho de lo ocurrido, el Zorzal mantuvo su sonrisa intacta, y ni siquiera se molestó en abandonar su distendido cuerpo para seguir disfrutando del paso de los bahienses.


Una semana después el Morocho recuperó su sombrero.

2 comentarios:

Ricardo Raul dijo...

......después de todo, si el artista materializó el sombrero de quita y pon, solo estos chicos verificaron tal postura.....de onda....sin apología....

el Curqueto dijo...

Ahora también una oreja. No hay que tener nada. Esta ciudad tendría que ser un playón de cemento. Margaritas a los chanchos (con el perdón de este noble animalito)