miércoles, 25 de agosto de 2010

Se va una fuente

Comenzó ayer, 25 de agosto de 2010, la demolición de la fuente-macetón ubicada en la plaza Rivadavia, sobre calle Alsina. Se trata de una obra que la memoria colectiva registra como "El bidé de Esandi", en referencia a su particular diseño de chorros de agua y porque fue habilitada por el intendente Luis María Esandi.

La fuente original funcionó pocas semanas
La fuente fue gestionada, y comenzada su construcción, por el intendente Federico Baeza, a fines de 1966. Su puesta en marcha data de abril de 1967. Como muchas de las fuentes bahienses, su funcionamiento fue un fracaso. Su "moderno" sistema que combinaba el movimiento del agua con un juego de luces falló a los pocos días de inaugurado y jamás se logró poner en condiciones. En la década del 70 el intendente Víctor J.M. Puente mandó retirar ese equipamiento y la llenó de agua, con lo cual la convirtió en un curioso piletón, usado por los niños para refrescarse en verano. Se convirtió así en la "Fuente de los patos de Puente".
Abandonada a su suerte por años, en los 90 el jefe comunal Jaime Linares la reconvirtió en un mega-macetón, que supo de flores, arbustos y césped.


Ahora, administración de Cristian Breitenstein, se decidió su definitiva demolición. Los obreros de la empresa Ineco Ingeniería han encontrado que el modesto murete revestido en venecita azul y blanca es en realidad un resistente tabique de hormigón armado, por lo cual dos martillos neumáticos están sonando por estas horas tratando de llevar adelante el trabajo.
La fuente, que oficiaba también de banco y aportaba color al lugar, será reemplazada por el mismo piso que se está colocando en las veredas interiores del paseo.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Postales de otros tiempos: Chiclana


Primera cuadra de calle Chiclana, postal color de principios del siglo XX. Al fondo, a la izquierda, se advierten los edificios de los bancos Nación (actual Aduana, 1904) y del Español del Río de la Plata (actual Bolsa de Comercio, 1908). A mitad de cuadra el histórico inmueble que aún ocupa --debidamente reformado-- el banco Francés. En primer plano, el edificio de la Central Muñíz, por entonces presentada como "Casa Amueblada". Se advierte que todavía no se ha construído el último piso, terminado con una cubierta tipo mansarda. El resto: silencio. La ausencia del automóvil en el escenario urbano, unos pocos carros, la gente que cruza despreocupadamente la calle. Primera cuadra de Chiclana, un mundo diferente en la ciudad de los siete puertos.

viernes, 13 de agosto de 2010

El Mirador de Frascaroli

Pio Frascaroli, 1921
En calle Chiclana al 400, asomando su figura entre los edificios de la cuadra, puede verse este singular mirador que ha sobrevivido al paso del tiempo y que la altura de las casas ha permitido se lo siga descubriendo en el paisaje urbano. Ya no puede cumplir su misión original, que era permitir a su propietario, el vecino Pío Frascaroli, divisar --con la ayuda de un largavista-- la llegada de los buques al puerto de Ingeniero White.


Frascaroli era agente marítimo ante las autoridades aduaneras locales, y mandó levantar el mirador en el patio de su casa familiar. Al frente del edificio tenía sus oficinas, donde además cumplía con el trabajo de ser consignatario oficial en nuestra ciudad de Francesco Cinzano.
El mirador de Frascaroli, con su atractivo techo de tejas coloniales, marca una presencia que habla de otros tiempos, de visiones largas y mansas.

viernes, 6 de agosto de 2010

Casas naúticas

La cantidad de "casa naúticas" que se pueden detectar en la ciudad a cada paso dan cuenta de la fuerte predilección que han tenido los constructores y proyectistas locales por el estilo art déco. Aparecen en esquina, entre medianeras, en planta baja, con proas en lo alto. Están ahí, hay que mirarlas, descubrirlas, entenderlas. Son parte del patrimonio local, aun sin estar inventariadas, aunque muy pocos hay advertido su valor. La avenida Alem, calle de chaléts y casas señoriales, también tienen sus viviendas barcos, proa a la calle.



jueves, 5 de agosto de 2010

Pedro González Prieto (1923-2010)

González Prieto, de lentes, quinto desde la izquierda, en la inauguración de la UNS, 1956

Estaba en Buenos Aires, esperando ser premiado por el Senado de la Nación, cuando su corazón se detuvo. Hoy, 5 de agosto, a sus 87 años de edad, cerró su vida en este mundo el profesor Pedro González Prieto, parte viva y vital de la historia bahiense. Se lo podía ver caminando por las calles de una ciudad a la que conocía de memoria, a la que caminó y disfrutó cada día, y donde se detenía a cada paso a charlar con un conocido. Jorge Luis Borges aseguró que la mayor enfermedad es la longevidad, la mayor de todas. "Cuando se llega a mi edad se está en otra parte, los contemporáneos están muertos". Lejos de esa idea estaba González Prieto. Activo, involucrado en los problemas de su lugar, no dudaba en participar de reuniones y encuentros donde plantear sus puntos de vista. Fue el último rector del Instituto Tecnológico del Sur, al cual cerró en octubre de 1955, en una arriesgada jugada para presionar al gobierno para que fundara la Universidad Nacional del Sur, hecho concretado tres meses después.

De traje azul, colaborando con la normalización de la UNS, 1986
En 1983, con el regreso de la democracia, fue designado encargado de devolver la normalidad a esa casa de estudios, siendo rector durante tres años. Doctor Honoris Causa de esa casa, su nombre quedará ligado por siempre a la historia de la ciudad. Su ausencia hace mucho más pobre a Bahía Blanca. Su recuerdo la enaltecerá.

El profesor en una ocasional charla callejera, 2005

miércoles, 4 de agosto de 2010

Ayer y Hoy: Alsina, desde Soler

Calle Alsina, vista desde Soler, hacia la Plaza Rivadavia. La foto superior data de 1915. Se destaca, al fondo, la torre del Palacio Municipal como verdadero hito urbano, y toda la calle muestra una uniformidad de casonas italianizantes, con sus balaustradas como remate.
La toma inferior corresponde a nuestros días. Una modesta cartelería comercial, la presencia del automóvil como protagonista de la ciudad moderna, los edificios en altura borrando del paisaje urbano toda referencia del pasado.


"Por eso los habitantes creen vivir siempre en la Aglaura que crece sólo con el nombre de Aglaura y no ven la Aglaura que crece en tierra. Y yo mismo, que quisiera tener separadas en la memoria las dos ciudades, no puedo sino hablarte de una, porque el recuerdo de la otra, por falta de palabras para fijarlo, se ha perdido". 

De Las Ciudades Invisibles, Italo Calvino.

lunes, 2 de agosto de 2010

Teatro Municipal: SOS

Teatro Municipal, inaugurado en 1913

El teatro Municipal de Bahía Blanca va camino a celebrar su primer siglo de vida. Eso será el 9 de agosto de 2013, cuando se cumplan cien años de su inauguración con una compañía italiana que interpretó la ópera Aída. En los últimos meses se ha invertido una interesante cantidad de dinero en su recuperación, exterior e interior.

Junto a la firma de Dunant y Mallet, los desprendimientos

Lo preocupante es que en sus fachadas de frente y laterales se advierten crecientes huellas de un mal estado, con el desprendimiento de algunos ornamentos y manchas de humedad sobre sus columnas. Es importante la urgente intervención del municipio para detectar, como primer paso, las causas que dañan la estructura y, luego, reparar las trenzas antes que sigan desprendiéndose.

Las guardas se siguen desprendiendo

Manchas de humedad en la fachada de calle Dorrego

domingo, 1 de agosto de 2010

Enanos de Jardín

Están ahí, siguen existiendo. Se los puede ver de manera sorpresiva, se los descubre escondidos entre las plantas, disimulados en los árboles. Lejos de pasar de moda, su presencia no deja ya de ser una propuesta diferencial, atrevida, polémica. Son Los enanos de jardín. Su origen se ubica en Grafenroda, pequeña ciudad alemana, donde comenzaron a fabricarse a fines del siglo XIX, con la idea de decorar jardines. Cumplen además una singular función: la de, curiosamente, ser "espanta-enanos" o "espanta-gnomos", criaturas no demasiado amistosas que suelen rondar jardines y patios.

***

En nuestro país la moda prendió rápidamente y se le fueron sumando otros personajes, desde Blancanieves y Caperucita, pasando por sapos, patos, pinochos, cisnes y otros personajes autóctonos. Dando respuesta a los tiempos modernos, se dice que también estos muñecos tienen la facultad de espantar ladrones.

***

Bahía Blanca debe contar con cientos de modelos en ignorados jardines. Uno de ellos, maravilloso y diverso, lo tiene en su patio de frente, una modesta casa de Vieytes al 1.800, donde conviven --en adecuada armonía y coreografía-- distintos modelos de yeso, sumando pájaros, mariposas y otros singulares personajes.

(Agradecimiento especial a Ricardo Trobiani, por el dato)

***
Como últimos comentarios de esta entrada, algunas curiosidades. Tanto en Francia como España, existen asociaciones de jóvenes que luchas por la liberación de los enanos de jardín, por lo cual se dedican a "robar" enanos de todos los jardines y "devolverlos" a los bosques.

***
Muestra de la vigencia de estos decorados es que la firma italiana PLust acaba de presentar su línea "Baddy", una colección de enanos de jardín con un diseño por demás contemporáneo.


Fabricados con una resina luminiscente, son capaces de captar luz solar e iluminar sutilmente los jardines. Se los encuentra en varios colores, incluidos oro oscuro y negro perla. De 55 centímetros de alto, los enanos varían su costo entre 80 y 220 euros.















***

Ottmar Horl
Finalmente, el artista alemán Ottmar Horl termina de plantar 1.250 ejemplares de enanos en la ciudad de Straubig, todos haciendo el típico saludo Nazi. De 30 centímetros de alto y distribuidos en una superficie de 12 por 50 metros, la instalación se llama "Dance with the devil" (danza con el diablo) y expresan la manipulación de las masas que significó el nazismo.