domingo, 1 de agosto de 2010

Enanos de Jardín

Están ahí, siguen existiendo. Se los puede ver de manera sorpresiva, se los descubre escondidos entre las plantas, disimulados en los árboles. Lejos de pasar de moda, su presencia no deja ya de ser una propuesta diferencial, atrevida, polémica. Son Los enanos de jardín. Su origen se ubica en Grafenroda, pequeña ciudad alemana, donde comenzaron a fabricarse a fines del siglo XIX, con la idea de decorar jardines. Cumplen además una singular función: la de, curiosamente, ser "espanta-enanos" o "espanta-gnomos", criaturas no demasiado amistosas que suelen rondar jardines y patios.

***

En nuestro país la moda prendió rápidamente y se le fueron sumando otros personajes, desde Blancanieves y Caperucita, pasando por sapos, patos, pinochos, cisnes y otros personajes autóctonos. Dando respuesta a los tiempos modernos, se dice que también estos muñecos tienen la facultad de espantar ladrones.

***

Bahía Blanca debe contar con cientos de modelos en ignorados jardines. Uno de ellos, maravilloso y diverso, lo tiene en su patio de frente, una modesta casa de Vieytes al 1.800, donde conviven --en adecuada armonía y coreografía-- distintos modelos de yeso, sumando pájaros, mariposas y otros singulares personajes.

(Agradecimiento especial a Ricardo Trobiani, por el dato)

***
Como últimos comentarios de esta entrada, algunas curiosidades. Tanto en Francia como España, existen asociaciones de jóvenes que luchas por la liberación de los enanos de jardín, por lo cual se dedican a "robar" enanos de todos los jardines y "devolverlos" a los bosques.

***
Muestra de la vigencia de estos decorados es que la firma italiana PLust acaba de presentar su línea "Baddy", una colección de enanos de jardín con un diseño por demás contemporáneo.


Fabricados con una resina luminiscente, son capaces de captar luz solar e iluminar sutilmente los jardines. Se los encuentra en varios colores, incluidos oro oscuro y negro perla. De 55 centímetros de alto, los enanos varían su costo entre 80 y 220 euros.















***

Ottmar Horl
Finalmente, el artista alemán Ottmar Horl termina de plantar 1.250 ejemplares de enanos en la ciudad de Straubig, todos haciendo el típico saludo Nazi. De 30 centímetros de alto y distribuidos en una superficie de 12 por 50 metros, la instalación se llama "Dance with the devil" (danza con el diablo) y expresan la manipulación de las masas que significó el nazismo.





8 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

Muchas gracias a vos, MARIO, por inducir a estos descubrimientos y contar con este blog que permite colaborar en la busqueda continua del conocimiento....

Ricardo Raùl dijo...

MARIO : y el amigo CAMARA ?

Anónimo dijo...

Gracias por recordarme Ricardo, me caí de la orquesta estable!. No se porque no pude ingresar más con mi nick, soy un triste anónimo. Respecto a enanos y derivados tengo un mapa ciudadano con varios integrantes de la diabólica familia...no me gustan nada!!! Saludos

Mario M. dijo...

Pipo, mi señora asegura que quien tiene un enano en el jardín tiene que insultarlos todos los días. Historias...

Ricardo Raùl dijo...

AHORA SI !!!! OTRA VEZ LA ORQUESTA ESTABLE EN PLENO....¡¡¡ADELANTE, TODOS JUNTOS ES MAS FACIL !!!!

Ricardo Raùl dijo...

Reflexiono :

El mayor problema de los ENANOS es, el ENANO FASCISTA que TODOS llevamos inserto en distintas escalas, desde la SUAVEMENTE MODERADA a la RECALCITRANTE EXACERBADA.....

Anónimo dijo...

No hables por todos Ricardo Raúl.

Ani dijo...

Mario: me acordé del enano de jardín "viajero" de la película Amelie.

No tenía idea de que eran espanta enanos o duendes, pero siempre me dieron un poco de impresión.