miércoles, 4 de agosto de 2010

Ayer y Hoy: Alsina, desde Soler

Calle Alsina, vista desde Soler, hacia la Plaza Rivadavia. La foto superior data de 1915. Se destaca, al fondo, la torre del Palacio Municipal como verdadero hito urbano, y toda la calle muestra una uniformidad de casonas italianizantes, con sus balaustradas como remate.
La toma inferior corresponde a nuestros días. Una modesta cartelería comercial, la presencia del automóvil como protagonista de la ciudad moderna, los edificios en altura borrando del paisaje urbano toda referencia del pasado.


"Por eso los habitantes creen vivir siempre en la Aglaura que crece sólo con el nombre de Aglaura y no ven la Aglaura que crece en tierra. Y yo mismo, que quisiera tener separadas en la memoria las dos ciudades, no puedo sino hablarte de una, porque el recuerdo de la otra, por falta de palabras para fijarlo, se ha perdido". 

De Las Ciudades Invisibles, Italo Calvino.

4 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

De mi discurso habrás sacado la conclusión de que la verdadera Berenice es una sucesión en el tiempo de ciudades diferentes, alternativamente justas e injustas. Pero lo que quería advertirte era otra ú cosa: que todas las Berenices futuras están ya presentes en este instante, envueltas una dentro de la otra. Estrechas, apretadas, inextricables.

IC

Anónimo dijo...

Entiendo el comentario de Ricardo como la visión de una ciudad-mamushka, esas muñecas rusas que se contienen dentro de si. Lo viejo deja paso a lo nuevo, pero lo nuevo comienza su camino hacia lo viejo en el instante que se coloca su piedra basal...una rueda. Saludos. Cámara

Ricardo Raùl dijo...

CAMARA: En realidad es una clonación googleada de Italo Calvino....ABRAZO de GOL....

Ani dijo...

Los cambios son parte de la vida, también de la vida de las ciudades.

Pero algo de lo viejo permanece en lo nuevo.

"Qué lo que el árbol tiene de florido...vive de lo que tiene sepultado"