sábado, 26 de diciembre de 2009

2010


El Mito de fin de año juega siempre con la misma magia. La terminación de un ciclo, con sus éxitos y frustraciones, sus recuerdos y sus olvidos, sus pesares y alegrías, para dar paso a una nueva esperanza. Llega el año de Bicentenario, el de una Bahía que seguirá buscando su destino de gran ciudad, enlazando el pasado con su presente, como combinación única para sustentar un buen futuro.