viernes, 27 de febrero de 2009

Una vuelta de Tuerca

Carlos Simonetti, muy conocido en Bahía Blanca con el sobrenombre del "Tuerca Simonetti", se acercó por estos días al Concejo Deliberante, llamó a algunos periodistas amigos e interesó a otros políticos conocidos, para plantear una idea tan original como atractiva: crear en el galpón de cargas de la terminal de ómnibus -candidato a la demolición- un "Museo del Transporte". Propone el hombre exhibir en el lugar algunos de los pocos carruajes que aún quedan de aquella maravillosa colección de 47 unidades comprados por la municipalidad en 1996 (hoy arrumbados-abandonados en el Parque de la Ciudad), sumar algunas de esas joyitas de autos antiguos que existen en la ciudad, incorporar fotos, documentos y ciertos elementos de la rica historia del transporte local, la cual incluye ferrocarriles, aviaciones, colectivos, micros, galeras, tranvías y trolebuses, entre otras tantas especies. Ningún lugar aparece además más apropiado que ese galpón ladrillero, vecino a la Terminal de ómnibus (puerta de entrada de la ciudad), que fuera parte de un complejo ferroviario, y que agrega con su arquitectura industrial un valor agregado singular.
La propuesta es por demás interesante, mucho más sensata que la demolición para permitir que estacionen 15 autos. Una buena vuelta de tuerca para un tema que parece todavía puede dar sorpresas.
Las ilustraciones que acompañan este comentario muestran museos del transporte existentes en el mundo, algunos de ellos (el de Londres por caso) montado dentro de un edificio ladrillero industrial.
Aquí se puede escuchar otra opinión sobre el tema (gentileza Ariel Biagetti) y aquí leer una nota del arquitecto José María Zingoni sobre la cuestión.


El ferrocarril como protagonista: una manera de entender la historia.


Sulkies, volantas, breaks...los carruajes que abrieron la historia


Edificio ladrillero en Londres, para el concurrido museo del transporte.


Espacialidad y variedad en el museo de Glasgow.

Postales urbanas con mansardas


Menciona el amigo Héctor en un comentario a este blog la existencia de otra mansarda en la esquina de O'Higgins y Chiclana. Vaya esta postal de los 50, con una garita en la esquina, la tienda Famularo en planta baja y el último piso de la histórica casa de rentas que todavía se sostenía con firmeza. ¿Otras curiosidades que se pueden detectar en la foto? varias, pero las dejo para el atento observador. Pueden ver el mismo edificio antes de la mansarda en esta otra entrada.

Onda verde

La singular geografía que van conformando las fachadas de una ciudad dan lugar a su "paisaje urbano", artificial, el cual toma diferentes perfiles en medio de esa compleja y variada trama de construcciones, donde conviven lo nuevo con lo antiguo, los estilos, los colores, las alturas, las formas y las texturas. A veces, un color pretende generar cierta confusión, la de pretender emparentar, de manera grosera, ciudad y naturaleza. No con fuentes, rocas y agua como hicieron los arquitectos del barroco en Roma, sino recurriendo a pintura, publicidad y algún que otro colorete. La ciudad, desagradecida.


Zelarrayán y 11 de Abril


Primera cuadra de calle Moreno, otra fachada "Top"


Verde naturaleza, formas orgánicas reales

jueves, 26 de febrero de 2009

Una mansarda sin pizarras


Publicidad del edificio, 1950


Estado actual de la obra, sin las pizarras


Durante el retiro de las piezas se advierte el entramado de madera


El edificio visto desde la plaza Rivadavia, con su remate original

Hace unos días terminó el "arreglo" de la mansarda del edificio ubicado en calle Sarmiento 16, el tercer rascacielos construído en nuestra ciudad (1948) y uno de los pocos resueltos con una arquitectura de corte pintorequista, con un basamento de dos pisos revestido en mármol, 8 pisos superiores de ladrillo visto y un remate, en el último piso, con una muy tradicional mansarda. Ese componente de la obra estaba revestido con pizarras negras, típico material para esa terminación. Sin embargo, a principios de enero comenzaron las tareas de supuesta reparación de las mismas, que derivaron, lamentablemente, en el retiro de la estructura de madera y de las mencionadas pizarras, para dejar en su lugar un revoque. El cambio, se advierte, ha perjudicado la particular estética del edificio. La obra fue diseñada por el estudios de los ingenieros Vallés, Cattáneo y Arrigoni y financiada por la Compañía de Crédito Capitalizador, entidad de capitales bahienses que por entonces ocupaba el edificio vecino, en la esquina de Estomba y Sarmiento (ex Rentas), donde se mudará en los próximos meses el Concejo Deliberante.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Resistiré

Se realizó la mañana del miércoles 25 de febrero la poda del Ceibo existente en la plaza Rivadavia, el cual, a sus cerca de 60 años de edad, presentaba la menos el 80% de su estructura seca. El árbol, uno de los ejemplares patrimoniales más valiosos de la ciudad, cuya flor es nuestra "Flor Nacional", presenta sin embargo un par de ramas florecidas, lo cual alienta a los especialistas a apostar por su posible recuperación. El ingeniero Norman Diceck, verdadero especialista en la materia y apasionado por el arbolado urbano, diseñó y dirigió esta operación que apunta a salvar al ejemplar, robusteciendo sus pocas partes verdes e incluso despojandolo del Taladrillo, insecto que había ganado ya sus partes muertas para devorar la madera blanda. Es un elemento alentador que luego de muchos años de estar echado a su suerte, como otros tantos árboles históricos de la ciudad, la municipalidad haya decidido establecer una política de conservación y preservación de sus plantas. Incluso con decisiones básicas como será la de construir un cantero alrededor del Ceibo para garantizarle la presencia permanente de agua acorde a su condición de gramínea originaria de los esteros del Paraná.
Para quienes vean entonces la planta por estos días, el panorama puede resultar desalentador. Sin embargo ha sido una cirugía mayor destinada a conseguir el milagro de su supervivencia.


Las únicas ramas florecidas que sobrevivieron a la poda de rejuvenecimiento.


Así lucía el Ceibo la semana anterior, con el 80% de sus ramas secas y comidas por el voráz Taladrillo.


Poco y nada ha quedado del ejemplar. Una fuerte helada el último invierno terminó practicamente con su vida. Los especialistas, sin embargo, confían en su recuperación.

martes, 24 de febrero de 2009

Casa con nombres (Gentileza kcho)



Chile 728


Chile 460

El amigo "Kcho" tuvo la gentileza de enviar a este blog dos espectaculares "Casas con nombre", ambas ubicadas sobre calle Chile. Muy agradecido por la gentileza, con el componente adicional haber sido ese barrio el primer lugar donde viví en Bahía Blanca (Chile 678), entre 1972 y 1978. Muchas gracias y a seguir participando.

sábado, 21 de febrero de 2009

Postales urbanas: banco Nación



Inaugurada en 1921, la sede del banco de la Nación Argentina en nuestra ciudad en uno de los edificios emblemáticos del centro bahiense. La postal que ilustra este comentario es además muy rica en componentes históricos de la esquina de Estomba y Moreno. Por un lado, puede verse en la vereda de la entidad la existencia de un surtidor de nafta. Se trata de la primera "estación de servicio" que la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (Y.P.F.) instaló en nuestra ciudad, habilitando el despacho de la denominada "nafta fiscal" el 11 de abril de 1930. Por otro lado, sobre el cruce de las calles se advierte la presencia de las características garitas que desde 1937 comenzaron a utilizarse para servir de refugio a los sufridos agentes de tránsito de la policía bonaerense que tenían como misión ordenar el caótico tránsito local.
El edificio del banco es un modelo por excelencia de la arquitectura bancaria del siglo XIX, edificios robustos, cerrados, diseñados con estilos propios de los griegos y los romanos, para darle prestigio y monumentalidad. Eran inmuebles pensados como verdaderos "bancos-cofres" donde uno podía dejar con tranquilidad sus ahorros. De acuerdo a crónicas de principios del siglo pasado, los hombres tenían la costumbre de quitarse sus sombreros sólo cuando entraban en dos recintos: la iglesia y los bancos. Como reconociendo, se decía, el ámbito propio de los dioses es este mundo.

viernes, 20 de febrero de 2009

Casas con nombre



Caminando la ciudad uno aprende a descubrir un riquísimo abanico de "casas con..." o "casas de...", modelos de viviendas que pueden agruparse por algún rasgo común, sea de diseño, materiales, ornamentos, adornos, colores...
Es el caso de las "Casas con nombre", siguiendo una costumbre típica de colocar en el frente un nombre que identificara al inmueble. Las hay en la avenida Alem (unas cuantas) y distribuidas por toda la ciudad. Si ve algunas, me las sopla a mariominervino@yahoo.es o como comentario en este blog. Gracias por participar.

"Somos una familia rara. En este país donde las cosas se hacen por obligación o fanfarronería, nos gustan las ocupaciones libres, las tareas porque sí, los simulacros que no sirven para nada...". Julio Cortázar, Historias de Cronopios y de Famas.

jueves, 19 de febrero de 2009

Un edificio que era una maravilla


Zelarrayán y Rodríguez, las siete maravillas en la fachada.


Vista actual del lugar


las cicatrices de la pared, vuelven a mostrarse...una y otra vez

En 1970 estaba terminado este particular edificio de la esquina de Rodríguez y Zelarrayán, construído por voluntad de quien ocupaba la planta baja con un negocio de electrodomésticos, la firma de Alberto J. Trellini. Organizado en planta baja y siete pisos, el propio Trellini decidió dar un regalo a la ciudad decorando la fachada con figuras realizadas en cobre por el artista Fortunato Jorge, recreando cada una de las denominadas Siete Maravillas de la Antiguedad, por caso el Coloso de Rodas, las Pirámides de Egipto y los Jardines colgantes de Babilonia. Con el paso del tiempo, el metal expuesto al riguroso clima bahiense comenzó a dilatar y estó fue aflojando los tornillos que fijaban cada figura al muro, hasta que el consorcio decidió, por una cuestión de seguridad, retirar todas las figuras. En una situación jamás aclarada, las obras fueron vendidas en algún momento, en una operación que no está asentada en los libros del consorcio y que incluso generó un posterior juicio del autor a los propietarios por una ley que supuestamente ampara sus derechos como autor.
Nada se supo del asunto ni siquiera en tribunales.
Lo cierto es que las Maravillas ya no existen y que a pesar de que varias veces el edificio ha sido pintado y las "marcas" de los tarugos debidamente tapadas, siempre vuelven a aparecer esas "cicatrices", en el lugar exacto de donde estaban fijadas cada una de las imagenes. Reflexiones, dos: 1) una pena que en lugar de retirar las placas no se hubiera pensado otro sistema de fijación y 2) A cuánto cotizaría el kilo de cobre en aquellos días de la venta?.

martes, 17 de febrero de 2009

Postales urbanas: el barrio-parque


Medalla conmemorativa, entregada en 1906


Monumento a los Fundadores y un chalet del barrio parque Adornado.

Fue creado en 1906, según un diseño del arquitecto Augusto Flamant, y considerado como el primer barrio parque de Sudamérica. En su interior se estableció un parque Municipal, bautizado en 1910 como parque de Mayo. Aquel emprendimiento urbano no pasó de dos o tres chalets muy pintorescos y con el tiempo todos los terrenos fueron incorporados al parque recreativo. En la postal, el monumento a los Fundadores, inaugurado en 1932, y al fondo, coloreada su cubierta, uno de los ya desaparecidos chalecitos.

lunes, 16 de febrero de 2009

Hablando de colectivos

Por estos días que Bahía Blanca acaba de renovar su servicio de transporte urbano con nuevas unidades, empresas, recorridos, formas de pago y otras yerbas, en Londres acaba de determinarse el ganador del diseño para modernizar los clásicos micros de dos pisos que son una verdadera postal de la capital inglesa. El ganador del trabajo fue el arquitecto, y Lord de la corona, Norman Foster, considerado por los estudiosos como el arquitecto más influyente de los tiempos modernos. Su trabajo respeta en gran parte la idea original-histórica de los bus, incorpora alta tecnología energética para su funcionamiento (colectores solares), los pensó muy silenciosos, con aire acondicionado y algunos complementos que buscan que quien ingrese en ellos se sienta...como en el living de su casa.


Diseño interior, agil, amplio, sol, rampas, teconología...


Norman Foster


El nuevo modelo rediseñado por Foster, dos pisos: un clásico.


Foster (de traje marrón), un carro de aquellos, el edificio Swiss Re (obra también de Foster) y los nuevos bus, en una recreación multimedia.


Londres a puro micro. Mientras mejor sea el servicio público, más son las chances de desalentar el uso del automóvil en la gente. Luego: menos contaminación, menos ruido, más humano.

La cupula y la Luna



Esquina del club Argentino. La cúpula de forma elipsoidal que remata la esquina del histórico edificio a la avenida Colón y Vicente López marca una tendencia hacia el cielo, enfatizada con su asta que parece no guardar escala con ninguna otra obra humana. La Luna, que ha decidido compartir el día, suma su forma a la singular arquitectura. Cosmos y hombre, el encuentro tan buscado, parecen ser parte de una única escenografía, hecha a la medida de los dos.

Se reinicia una obra, 29 años después


Presentación del hotel Bahía del Sol por el grupo Di Tullio, 1977


Armado del cerco de obra, febrero 2009


Cerco de obra, detalle

A 29 años de haberse paralizado los trabajos, se pondrá en marcha la terminación del que fuera presentado en 1977 como el hotel Bahía del Sol, emprendimiento 4 estrellas en la esquina de O'Higgins y Saavedra. Paralizados los trabajos en 1980, ahora el lugar permitirá la construcción de un edificio de departamentos de 15 pisos (igual que su vecino, el edificio Taberner) y locales comerciales en la planta baja. La obra mereció una excepción por parte del Concejo Deliberante ya que la zona del mercado no admite por estos tiempos más de 24 metros en altura. Será finalmente el termino de un elemento degradante del paisaje urbano en un sector emblemático de la ciudad.

viernes, 13 de febrero de 2009

Más sobre el galpón


Tate Modern Museum, el museo más visitado de Londres. Una vieja usina ladrillera recuperada y puesta en valor. Su interior hoy maravilla a propios y ajenos.


La usina conservó su ladrillo original incorporando nueva tecnología para adaptarse a los tiempos modernos.

La demolición del galpón ladrillero de la vieja estación del ferrocarril Rosario Puerto Belgrano generó las lóginas reacciones entre algunos vecinos a través de algunas de las páginas periodísticas webs de la ciudad. Desde quienes opinan que un "galpón viejo" no debe conservarse hasta quienes apuntan a no seguir demoliendo historia.
Quisiera apuntar unas lecturas adicionales al tema: 1) El edificio está en buen estado y es facilmente recuperable. Son 500 metros cuadrados de construcción reciclables. 2) Quienes vean el interior del edificio hoy pueden hacerse una imagen equivocada del sitio. Esos espacios se pueden renovar, llenar de luz, mejorarlos y que su aspecto se modifique radicalmente. 3) No necesariamente estos edificios deben ser museos. Pueden adaptarse a oficinas, vivienda, mercados, paseos de compras, restaurantes, turismo, salón de fiestas. 4) Que se hayan perdido varios galpones del ferrocarril Noroeste o se desatiendan los del ex Mercado Victoria no significa que debemos seguir resignando patrimonio. 5) Los especialistas en la materia deberían asumir mayor protagonismo para explicar y dar los argumentos necesarios para que el común de la gente tenga herramientas más precisas sobre la importancia de estos bienes. 6) La decisión de una demolición de estas características merecería que el intendente tuviera en su mesa más informes y opiniones al respecto.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Al final, el galpón será demolido


Vista parcial de la vieja estación del Rosario Puerto Belgrano. Poco y nada se ha preservado del conjunto.


El edificio que se demolerá. Su elevación lo convierte en poco menos que inútil de acuerdo a un informe técnico elaborado desde la municipalidad.

Finalmente la municipalidad y el Concejo Deliberante cerraron filas y acordaron demoler el galpón ladrillero que formaba parte del complejo de la vieja estación de trenes del Rosario Puerto Belgrano, luego de una rápida recorrida que hicieron en el lugar algunos funcionarios y ediles. Los argumentos para que el legislativo derogara la ordenanza que en diciembre de 2008 había suspendido la demolición del bien y planteado su recuperación y puesta en valor fueron por demás pobres: el edificio molesta para el funcionamiento de la futura playa de maniobras del sector de cargas, se dice que su presencia haría "colapsar" el estacionamiento en el lugar, y (atención) al edificio le jugço en contra el estar "sobreelevado" 1,20 metros respecto al terreno natural, situación que exigirá la onerosa intervención de construir una rampa de acceso.
Nada han dicho sobre el suceso los que debieran ser actores principales de estos hechos, tanto los colegios profesionales como las universidades y arquitectos, tçecnicos, ingenieros. Sí opinaron los vecinos. En este aspecto hay mucho camino por andar ya que más allá de la diferencia de opiniones que tema pueda contener, es claro que nada se ha hecho desde el inicio del proyecto de la nueva terminal por rescatar el valor que tenía el conjunto de la vieja terminal, esto es el edificio principal (que se conservará ahora de manera aislada), la zona de andenes y el galpón ladrillero, todos unidos por una plaza central adoquinada. Teniendo varias manzanas a disposición para manejar el emplazamiento del nuevo edificio, se adoptó una resolución que terminó con demolición del 60% del patrimonio allí existente. La tendencia actual en materia patrimonial apunta con claridad a sostener espacios urbanos, conjuntos edilicios, entornos históricos. Este era uno de ellos. No se hizo, no se cuidó, no se planteó su cuidado integral. Una ciudad escribe su historia cada día. En Bahía Blanca parecía que algunos errores y malos pasos en el orden de patrimonio arquitectónico sugerían haber generado un crecimiento. No ha sido así. El silencio de muchos preocupa aún más.

"Las dos ciudades gemelas no son iguales, porque nada de lo que existe o sucede en Valdrada es simétrico: a cada rostro y gesto responden desde el espejo un rostro o gesto invertido punto por punto. Las dos Valdradas viven la una para la otra, mirándose constantemente a los ojos, pero no se aman". Italo Calvino, de Las Ciudades Invisibles.

domingo, 8 de febrero de 2009

¿No pasa naranja?

Para quienes siempre le encuentran una quinta y sexta pata al gato y se regodean buscando defectos al sistema de ómnibus pronto a establecerse en nuestra ciudad, pueden observar que por estas horas las paradas de los micros han sido "renovadas", luciendo ahora un atractivo color naranja. La intervención, menor y secundaria si se quiere, es una cachetada sin atenueantes para los que creen que, pese a todos los anuncios, en la ciudad "no pasa naranja".


Ultimas curvas de las unidades obsoletas


Las mismas chapas de siempre, ahora...naranjas.

sábado, 7 de febrero de 2009

Casonas de antes, locales de hoy



Las casonas familiares que hermoseaban calle Alsina en las primeras décadas del siglo pasado no han podido soportar el perfil netamente comercial que esta clásica arteria de la ciudad ha asumido con el paso del tiempo. Las que no cayeron bajo la piqueta para dar lugar a nuevos edificios, se han reconvertido para nuevos usos. En este caso de Alsina al 200, la fachada historicista, con una moldura propia de la estética del barroco sobre sus ventanales, ha perdido parte de sus componentes pero permite reconocer su decoro original. De ambas imagenes, quizá la ausencia más sentida es la de los árboles, que en particular en esa arteria han sido borrados del paisaje urbano.