sábado, 31 de enero de 2009

Postales urbanas


Estomba casi esquina Colón. En primer plano, a la derecha, el edificio que ocupa actualmente la Aduana Nacional, enfrente, el inmueble que fuera construido por el Banco Español del Río de La Plata en 1908 (actual sede de la Bolsa de Comercio de Bahía Blanca). En la esquina un kiosco de chapa, sobre la acera algunos mateos. Una Bahía tranquila y silenciosa en una de las calles de más movimiento de estos tiempos.

miércoles, 28 de enero de 2009

Menhir cervecero

En una definición estricta, menhir es todo monolito hincado verticalmente en el suelo. Menhires de la arquitectura son elementos tan antiguos como las pirámides y los obeliscos egipcios. Esa misma figura ha llegado a nuestros tiempos, con otras connotaciones y simbolismos. Los rascacielos o la torre Eiffel son modelos de menhires contemporáneo. Y después tenemos las chimeneas, menhires que ha dejado en todo el mundo la revolución industrial, sinónimo de progreso y modernidad en el siglo XIX. Así quedaron, muchas de ellas solitarias, demolidas las industrias que le dieron sentido, dando testimonio de fábricas de otros tiempos. En nuestra ciudad no quedan muchas. Una de ellas, emblemática si las hay, es la chimenea ladrillera, hermosa, majestuosa, casi una obra de arte en su campo, de la ex fábrica de la Quilmes, en calle Montevideo y Chiclana. Erigida en 1910, es lo único que queda de un establecimiento que recibía la cerveza en toneles de Buenos Aires (en el tren Vía La Madrid?, para proceder a su embotellamiento, fabricaba hielo en barras y algunas gaseosas y sodas. Sobrevive a duras penas, abandonada a su suerte, fisurada, usada para quemar basuras. Es, a no dudarlo, una joya de la arquitectura industrial. En algún momento se planteó realizar a su alrededor la denominada "Plaza de la Industria". Está en Saavedra y las vías, silencioso testimonio de nuestros tiempos fundacionales.


Sin resignar su prestancia, esta magnífica obra ladrillera es un hito de la ciudad.


La fallida plaza de la Industria, un yuyal y algo más.


Una de las tantas vista que admite su altura



La Quilmes en actividad (1928), con los carros listos para el reparto. Todos los edificios ladrilleros fueron demolidos. La chimenea, que asoma parcialmente al fondo, sobrevivió a la piqueta (por ahora).

Casas angostas

Existen en la ciudad cientos de curiosidades urbanas, rarezas, singularidades, que están allí desde siempre y de pronto, un día cualquiera, una mirada furtiva las descubre. A la puerta angosta del posteo anterior, sumo ahora dos inmuebles que se destacan también por lo modesto de su anchura, construidos en terrenos de acaso demasiado acotadas dimensiones o producto de intervenciones forzadas en locales que antes tenían usos distintos. Van dos de los tantos ejemplos que hay dispersos por las callecitas bahienses.

Darregueira 66
Apenas 3 metros de frente para esta casa de dos pisos en la primera cuadra de calle Viamonte.




Edificio en altura, O´Higgins 87
Medido "a paso de hombre", este horizontal tiene un frente de no más de 7 metros, donde se ubica el debido local comercial y la puerta de acceso.




Casita, Fitz Roy al 100
Gentileza de Héctor Herro, esta casa que se supone antes fuera garage, ha quedado tan apretada como rendidora.



La más angosta du mundo, en Brazil
Para tener una comparativa real, esta casa ubicada en la localidad brasileña de Madre de Deuz tiene apenas Un metro de ancho. Desarrolalda en altura (tres pisos) dispone de 3 dormitorios, cocina, estar, lavadero y baños. Apretaditos pero felices.


martes, 27 de enero de 2009

Puerta angosta



Pocas puertas tan angostas deben existir en la ciudad como la que muestran estas imágenes. Ubicada en calle San Martín al 300, por sus dimensiones no son pocos quienes podrían ingresar a duras penas de costado o recurriendo a algún movimiento especial. Curiosamente, esperando que pasara algún ocasional transeunte que le diera escala al elemento, llegó la moradora del lugar, lo suficientemente delgada como para entrar a la pelusa, en la foto y en la casa.

Cocheras"El Suizo": ¿otra porquería?

Un solitario y paciente obrero ha comenzado, maza y punta en mano, la tarea de ir "readecuando" la fachada del que fuera el hotel Suizo, en la avenida Colón 240. La demolición tiene como fin la construcción de nuevas cocheras relacionadas con el flamante Land Plaza Hotel inaugurado pocas semanas atrás en la primera cuadra de calle Saavedra. Lo interesante en este caso sería que los propietarios, profesionales involucrados en el proyecto y el personal municipal relacionado con estas cuestiones pusiera un tanto de interés en conocer que tipo de resolución y diseño dará al lugar. Más allá de ser una obra de carácter privado sería bueno que estos inversores tuvieran el necesario respeto por la estética de la cuadra, por el paisaje urbano que se ve afectado de manera indirecta cuando las obras que aparecen no se interesan por la estética de una cuadra en pleno centro. En particular la experiencia con la aparición de cocheras en la ciudad es bastante negativa, con varios ejemplos, que ilustran este comentario, de casonas que se han perdido a cambio de, en algunos casos, nefastas intervenciones.


Un solitario obrero comenzó la cirugía.


La fachada que se irá. ¿Qué dejará a cambio?

Malos Ejemplos
New London, de la casa señorial a este espanto en pleno centro, resuelto con unos caños oxidados, una medias sombres deshilachadas y una medianera que espanta.




Dale Gas
La antigua sede de las empresas de gas y electricidad local, demolida su fachada para una cochera jamás habilitada. Un adefesio urbano en la primera cuadra de calle Moreno que sirve para pegar afiches y afectar la estética de toda la zona.




Kermese
En este caso cayeron dos casas a menos de 50 metros de la plaza Rivadavia para dar lugar a una cochera aurinegra, cargada de banderines y foquitos, una verdadera kermesse...


lunes, 26 de enero de 2009

Héctor Decio Rossetto

Héctor Decio Rossetto, séxtuple campeón argentino de ajedrez (1942, 1944, 1945, 1947, 1962 y 1972) y medalla dorada en las olimpíadas de ajedrez de 1952, falleció el pasado 23 de enero, a los 86 años de edad. Sus restos fueron velados en el Club Argentino de Ajedrez de la Capital Federal.
Bahiense de nacimiento, fue una de las figuras deportivas más destacadas de nuestro país y un hombre poco menos que ignorado por su ciudad.


Una de las últimas fotos de Rosseto


Ocupando las páginas de la revista El Gráfico, 1942


Rossetto juega con negras el abierto de La Habana, Cuba. Detrás suyo, Ernesto "Che" Guevara siguiendo la partida.


Rossetto con su hija Cecilia.


Rosseto, primero a la izquierda, con 12 años de edad integrando el equipo de Bahía Blanca que jugó el torneo argentino de ajedrez. El último a la derecha es Julio César Avanza, destacado político local y también integrante de esa delegación como jugador.

Rossetto había nacido en Bahía Blanca, donde aprendió a jugar ajedrez mirando a su padre en las mesas de la Central Muñíz. A los 14 años de edad integró la delegación de Bahía Blanca que disputó el torneo argentino del juego-ciencia. A esa edad se fue de nuestra ciudad para buscar suerte en Buenos Aires. Nunca se olvidó de su ciudad, aunque no faltó oportunidad para manifestar su tristeza porque sí Bahía Blanca se había olvidado de él, al punto que jamás se le rindió un homenaje en vida o se lo invitó a venir para ser parte de algún acto evocativo.
Fue uno de los ajedrecistas más grandes del país y uno de los bahienses más prestigiosos que recorriera el mundo.

El patio del Suizo y algunas dudas...


La casona de dos plantas alojaba, en 1928, al hotel Alemania, luego convertido en el Suizo. Pero los memoriosos ubican al Suizo en la casa a demoler. ¿Dónde está la verdadera historia?


Patio del hotel Alemania, 1928

La reciente demolición de la que fuera la casona del hotel y restaurante, chopería "El Suizo" o simplemente "Hotel Suizo", en la avenida Colón 240, permitió comprobar que el recuerdo más vivo de quienes frecuentaban el lugar era su patio. De allí esta fotografía "arrimada" por el amigo Héctor Herro a este blog, donde muestra el patio del que por entonces era el Hotel Alemania, tomada en 1928, propiedad de Francisco Moser, establecimiento devenido en 1934 en "El Suizo", al cambiar de propietario. "La casa dispone de un patio precioso, que en verano constituye punto de cita obligado para los amantes de la buena cerveza...", menciona la citada nota. La duda que genera ese escrito es que describe al hotel como un inmueble "con un piso alto con habitaciones...", lo cual da a entender que el hotel ocupaba la casona de dos plantas vecinas a la que se demuele por estos días. Habrá que indagar o encontrar quienes aporten datos que permitan dilucidar donde, efectivamente, funcionó el tan recordado patio.

sábado, 24 de enero de 2009

Postales Urbanas (cambios)


La misma esquina, ¿antes o después? de la imagen que está debajo. En este caso el edificio de San Martín y Belgrano muestra una atractiva marquesina de hierro y vidrio, inspirada en las entradas del Metro de París, todo un icono del art nouveau. Se destacan también los grandes toldos y, al fondo a la derecha, el edificio de La Previsora (luego La Acción) con su colosal estatua en la esquina. También mateos y las vías del tranvía, protagonistas del tránsito urbano.

jueves, 22 de enero de 2009

Postales urbanas: Gath y Chaves



Inaugurada su sucursal en 1904, los grandes almacenes de la empresa Gath y Chaves ocuparon durante muchos años el edificio ubicado en la esquina de Belgrano y San Martín, antes de mudarse a otra esquina emblemática, en la década del 30, de O'Higgins yBrown. Esta atractiva postal coloreada recrea esa ubicación, en un inmueble que sería luego ocupado por la Casa Muñíz.

viernes, 16 de enero de 2009

Más Salamone

Además de municipios, plazas, portales de cementerios, mercados y escuelas, el ingeniero Francisco Salamone, en sus más de 70 obras distribuidas en al menos 20 pueblos bionaerenses, diseñó mataderos, siguiendos líneas art déco y expresionistas. Van algunos de ellos.


Azul


Guaminí


Carhué (cerca de Epecuén)

martes, 13 de enero de 2009

Otra casa que se va

Ubicada en la avenida Colón, a pocos metros de calle Saavedra, está lista para caer una vieja casona del lugar. De líneas muy simples, historicistas, el inmueble fue erigido en las primeras décadas del siglo, con algunos detalles de decoración propios de la época. Como elemento adicional en cuanto a su valor, tiene en su frente la firma de Francisco Luisoni, destacado constructor que tiene en su haber la ejecución, entre 1909 y 1913, del teatro Municipal.
PD. : Aseguran que en el lugar funcionó el Suizo, mítica chopería con un patio inolvidable.


Francisco Luisoni, 1929


Francisco y César Luisoni, constructores


La casona y un trailer que anuncia una partida...


El cerco azul cercando una historia.

lunes, 12 de enero de 2009

Marquesinas de hierro y vidrio

En 1906 el arquitecto Héctor Guimard (París 1867 - Nueva York 1942) diseñó las entradas al subterráneo de París, popularmente conocido como "El Metro". Para ello recurrió a un estilo muy en boga por entonces, considerado el primer movimiento de vanguardia de la arquitectura: el art nouveau. Hizo una obra de líneas orgánicas, imitando el tronco de los árboles, con formas curvas, líneas sinuosas. Uno de sus aportes más singulares fue el uso del hierro y el vidrio, por entonces materiales desechados por los arquitectos y más propios de la arquitectura industrial, formando las marquesinas de acceso a las entradas. Su propuesta sirvió de inspiración a muchos proyectistas y en particular en nuestra ciudad es posible encontrar algunos modelos de estas obras, marcando el acceso a viviendas, dando un atractivo modelo constructivo.


Entrada al Metro, París, 1906


Una vivienda local, O'Higgins al 200

domingo, 11 de enero de 2009

Postales de otros tiempos: Alsina


Unos pocos autos circulando por mano izquierda, un mateo sobre la vereda, el kiosco de chapa en la esquina, al fondo el Palacio de La Previsora todavía art nouveau y con su escultura de esquina. Bahía apenas clareaba el siglo.

viernes, 9 de enero de 2009

Calatrava en Venecia



Con tantas cosas por mirar en Venecia, Italia, mis hijos se hicieron un lugar para darme el gusto de tener una foto de ellos junto al polémico puente diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava sobre el Gran Canal, el primer puente que Venecia construye luego de más de 400 años. La obra levantó polvareda, por sus formas, su costo, su inaccesiblidad para los discapacitados y supuestos problemas estructurales. Pero ahí están, Luciano y Mario con el puente de Calatrava en Venecia. Una maravilla, para mi gusto.

Kioscos Barcos

Kiosco barco en la plaza Rivadavia, Alsina y San Martín, demolido.

Los denominados "Kioscos Barcos" forman parte del equipamiento urbano de la ciudad. Fueron construidos en 1938, durante la intendencia de Martín Dithurbide, diseñados desde la propia municipalidad con claras reminiscencias art déco. Con su estructura de hormigón armado, vinieron a reemplazar a los entonces considerados "vetustos y antiestétocos" kioscos de chapa, tipo pagoda, también municipales. El primero en terminarse fue el de la avenida Colón y Vieytes, sobreviviendo aún unos cuantos ejemplares. Luego de años de ser ignorados, estas construcciones salieron del anonimato cuando el arquitecto que realizó la puesta en valor del edificio que ocupa la Bolsa de Comercio en la avenida Colón y Chiclana, anunció la demolición del existente en esa esquina. Una interesante reación vecinal evitó esa intervención. Hoy, con distinta suerte, siguen siendo parte de la geografía urbana local.

Plaza Rivadavia, Alsina y Chiclana, con una exagerada cubierta.
En la plaza de Villa Mitre, con los colores propios de esa barriada.

miércoles, 7 de enero de 2009

Los portales de Salamone

Francisco Salamone fue el ingeniero responsable de diseñar más de 70 edificios distribuidos en varios pueblos bonaerenses, donde por decisión del gobernador Manuel Fresco erigió, entre 1936 y 1940, edificios para municipalidades, mataderos, mercados, escuelas y cementerios. Precisamente esa particular obra de los portales es la que puede admirarse en Saldungaray, Azul y Laprida. Aparecen en medio de la llanura con su monumentalidad y rasgos art déco, dando cuenta de una obra tan rica y misteriosa como su hacedor.



Saldungaray


Laprida


Azul

martes, 6 de enero de 2009

Ayer y hoy: Mercado Victoria




Creado por los ingleses del ferrocarril Bahía Blanca Noroeste (BBNO) en 1896, adquirida en 1905 por el Buenos Aires al Pacífico (BAP), el Mercado de Frutos Victoria fue uno de los más importantes de Sudamérica, verdadero concentrador de diversas mercaderías de toda la región en nuestra ciudad. Galpones ladrilleros típicos de la arquitectura ferroviaria inglesa, la mayoría de sus instalaciones, en liquidación desde hace 30 años, se debate entre el abandono y la miseria. La postal superior muestra los tiempos de buen uso y esplendor con la misma fachada hoy día, abandonada, pintarrajeada y hasta con un añoso árbol en su puerta de acceso. Ese frente con la leyenda del mercado y su fecha fundacional puede verse (sufrirse) en calle Chille al 200.