domingo, 11 de octubre de 2009

Casas que se van: Rodríguez 29

No son casas del inventario patrimonial "oficial", aunque claramente forman parte de la historia local, luego de décadas de estar presentes en las calles bahienses. En este caso una casona ubicable en la década del 50, realizada por la empresa de J. Sisti-J- Nisi, cuya firma aparece en numerosas edificaciones de la ciudad. La demolición ha comenzado esta semana y en pocos días el generoso terreno servirá para ubicar una cochera. Junto con la casa desaparecerá un generoso quincho y una piscina. Una casa de estilo moderno, con algunas cuestiones art déco, incluida una planta alta resuelta con una arista curva que simula ser la proa de un barco que busca la calle. Una casa que fue parte de la última cuadra adoquinada del centro. Una casa que se va, un barrio que cambia.


"Barrio reo, campo abierto
de mis primeras andanzas,
en mi libro de esperanza
sos la página mejor".

(De Barrio Reo, Navarrine-Fugazot)



Rodríguez adoquinada, la casona testigo.


Detalle de la planta alta: la proa de un barco listo a partir.


Ultimas imágenes del naufragio: chaperío y demolición.



Detalle art déco

6 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

En estos cambios de uso, serìa prudente legislar la conservaciòn de la piel exterior del edificio sentenciado....sobre todo cuando pasamos de un uso residencial a un "NO LUGAR ", como son las cocheras.De esta forma conservarìamos la memoria urbana, tan bien documentada en este espacio.
Tambien vale aclarar que nos deberemos acostumbrar, de a poco a que el automovil, como el hombre, descansan en la parcela y no en la vialidad, ya que ellas son para transitar, no para estacionar.....

LuD!Ca dijo...

Recuerdo que cuando era chica, soñaba con el patio de esa casa.

Lo solía ver cuando veníamos a pasar unos días a Bahía Blanca (soy de Río Colorado), desde el cuarto piso del edificio que se ubica enfrente de la casa, departamento que para unas criaturitas pueblerinas y libres como eramos mis hermanas/o y yo, aquellas paredes era una jaula (aunque también un incentivo a nuestra imaginación).

Fantaseábamos con un super trampolín que nos llevara justo a la piscina que emergía impecable entre un bosque imposible de imaginar en una ciudad.

...años más tarde, me intrigaba saber de quién eran las manos que solían escribir en la mesa que se ubicaba justo debajo de una de las ventanas de la planta alta. Todo me hacía figurar que era el dormitorio de un muchacho, al que nunca conocí el rostro, ya que desde aquel cuarto piso, apenas descifraba unas manos.

Aunque mi casa en Río Colorado era inmensa, tanto como mi libertad para ni siquiera necesitar patio porque mi espacio de juegos era tan grande como mis pies e imaginación lograran conquistar...aquella supo ser mi casa soñada porque tenía ese escritorio frente a una ventana.

Hace unas semanas, me enteré de esta demolición, en una de esas charlas de sobremesa de un asado familiar. De eso y algunos de esos datos que se inmiscuyen y hacen aún más lamentable este triste final.

Vaya que esa manzana ha sufrido (de sufrir) cambios desde mis primeros viajes a Ba Bca. ¿Le cuento más? Tenía 11 años cuando uno de los objetivos de esas cortas estadías, era entrenar en el club Olimpo, ya que en mi pueblo no teníamos pileta climatizada. El grandioso Olimpo, aquel cuyo recorrido para llegar hasta la pileta, me recordaba a las quichicientas puertas que debía franquear el agente 86. El mismo que este año, al mudarme a esta ciudad, descubrí que cambió el esplendor por otro tipo de luces con sonido a chingui chingui.

Cambia, todo cambia.
A veces, duele.

Ludmila

pd: lo invito a leer mi post "Clorindo Testa"

...soy alumna de Erica!

Mario M. dijo...

Lud, gracias por el comentario. ¿Dónde puedo leer ese post de Testa?

LuD!Ca dijo...

http://ludmilabrz.blogspot.com/2009/10/el-que-no-arriesga.html

ese es el post :)
gracias!

ludmila

Nicolas dijo...

Mario apelo a tu conocimiento,tan facil es demoler una casa en bahia ? Ni un cartel de obra nada,un par de chapas viejas que formar un cerco improbizado y nada mas.El municipio ausente ,y los colegios profesionales de bahia???.En defintiva la ciudad pierde parte de su patrimonio.

Mario M. dijo...

Nicolás, así de fácil...en pleno centro...las oibras sin cartel son habituales. Así estamos