martes, 11 de agosto de 2009

Unas rejas y un triángulo


El presente y el ayer de una casona art déco (foto inferior gentileza José Marcilese)

Para retomar la temática propia de este blog (cuestiones urbanas) luego de este"veranito" dedicado al deporte, vamos a recurrir a Alfio "Coco" Basile como enlace entre ambos temas. Para eso intentamos ubicar la que fuera la casa natal del Coco Basile, en calle San Lorenzo 685, a pocos metros del parque Independencia, la cual puede verse, con sus atractivas líneas art déco originales, en una nota realizada a Basile por la revista El Gráfico, en su edición del 5 de noviembre de 1968, que recrea su infancia en Bahía Blanca.



Ninguna referencia da cuenta hoy de la vivienda que fuera el sitio donde pasó su infancia el Coco Basile y sería difícil reconocerla sino fuera por un singular elemento: parte de sus rejas han sobrevivido a la reforma de la casa, incorporadas en su nuevo frente. Y como bien solía decir el arquitecto Mies van de Rohe, "Dios está en los detalles", en este caso suficientes para identificar ese inmueble.


La casa natal con el Coco, 1968. Las rejas art déco en el pequeño paredón sobre la línea municipal.


Las rejas hoy, la parte inferior sobrevivientes de la vivienda original.


La vivienda en la actualidad


La otra referencia urbana-deportiva de esta evocación es la particular esquina de San Lorenzo y Brandsen, donde sí es posible identificar el mismo muro que la cerrada 40 años atrás. Cuando Basile era pibe había en ese lugar una canchita a la que precisamente llamaban "El triángulo". "Lo usábamos para jugar cualquier cantidad de horas. En ese lugar hacíamos los desafíos de barriadas. Era muy cómico jugar en un campo con dimensiones tan raras....", contó el Coco en aquella nota.

San Lorenzo y Brandsen, 2009


La misma esquina, 1968, con el Coco.***

Una vivienda que ya no es art déco y una canchita que sigue siendo triángulo, dos sitios de la ciudad que dan cuenta de una historia.

"Pero la ciudad no cuenta su pasado, lo contiene como las líneas de una mano, escrito en las esquinas de las calles, en las rejas de las ventanas, en los pasamanos de las escaleras, en las antenas de los pararrayos, en las astas de las banderas, cada segmento surcado a su vez por arañazos, muescas, incisiones, comas". De Las ciudades invisibles, Italo Calvino.

7 comentarios:

Camara Viajera dijo...

Digamos que la reja y la casa pre Coco Basileana son mucho más lindas que las post Coco Basileana, con lo que concluyo que, en algunas cosas, todo tiempo pasado fue mejor. Saludos. Héctor

Mario M. dijo...

Coincido plenamente en que el diseño art déco, claro y proporcionado, era mucho más atractivo (lejos) que la nueva propuesta. Saludos

Ricardo Raùl dijo...

Lo que NATURA no dà, SALAMANCA no presta......

Anónimo dijo...

Con las dos primeras fotos se puede j
jugar al "juego de las diferencias... para llorar!!!!!"
Nótese ese gran árbol,que debía ser muy grande, qué hay ahora? un edificio! o yo veo mal???
Ya sé que nada que ver...pero la pérdida de ejemplares arbóreos me da como...TERRORRRRR. :(
La abuelita de Bahía Blanca.

Lelé dijo...

Las primeras rejas eran mucho más lindas que las actuales. ¡Buen fin de semana!

Mario M. dijo...

Claro Lelé, las primeras estaban hechas a escala y estilo de la casa. Lo de hoy es un híbrido-injerto. A veces salen cosas buenas, otras no...

Camara Viajera dijo...

Releyendo y repensando llego a la conclusión que la "fortificación" de las casas viene de la mano del avance de los delitos. No siempre (casi nunca) hay presupuesto para reforzar con belleza, por lo tanto la estética también es una víctima más de la inseguridad.Saludos. Héctor