viernes, 22 de mayo de 2009

Maravillas cercanas

Visitar Ingeniero White, localidad portuaria distante a poco más de 20 kilómetros de Bahía Blanca, es una experiencia que curiosamente poco hacen los bahienses y que poco se promociona desde el punto de vista turístico. El lugar posee un patrimonio arquitectónico de jerarquía, que incluye una variada propuesta utilitaria-industrial, propia de haber nacido como condición portuaria y ferroviaria a fines del siglo XIX, y un tesoro único de viviendas resueltas con el típico lenguaje de estos sitios, recurriendo a estructuras de hierro y madera, con revestimientos exteriores de chapa, resignando cualquier tipo de ornamentación o decoración, con una pureza y fuerza de formas que hoy, con la perspectiva del tiempo, conmueven hasta al más distraido. "Como La Boca", se suele decir para referir el perfil urbano de White. Me animaría a decir que, por el contrario, "Ni en la Boca" puede encontrarse semejante variedad de diseños, colores, formas y recursos como en Ingeniero White. Un lugar para conocer, descubrir, explorar, atender y disfrutar. Un tesoro que acaso por estar "acá a la vuelta" muy pocos valoran y aprovechan.


La clásica madera calada que los ingleses desarrollaron para sus aleros, en este caso aplicado a un voladizo de una vivienda revestida en chapa.


Despensa "El Buen Trato", revestida en madera.

Viviendas de madera y chapa. Diseños portuarios, de lectura simple, con claras referencias a los edificios industriales del siglo XIX.
En algunos casos se han elegido llamativos colores. Casa de madera.
Una especie de "casa chorizo", revestida en chapa. Al fondo los silos de hormigón denuncian la calidad industrial del lugar.

2 comentarios:

Lali dijo...

Bueno... Ing White es todo un tema.
El nombre es Casa "Fila" y difiere de la "chorizo" porque en White se establecían diferentes personas en cada ambiente y no una sola familia, como en este último caso. Se pueden incluso descubrir variantes según la nacionalidad del constructor (español, italiano,etc) o la del propietario. Lo mejor: se cambiaba de lote con solo contratar un buen transporte! pura tecnología!!

gerardo unlp. fau. dijo...

un estilo de casas que no obstate se presenta en casa lugar portuario de la arquentina y del mundo es una disponibilidad del momentoque se intercambiava con los navegantes los materiales necesarios para entornar una chosa que terminaba siemdo estilo combentillo de la casa chorizo .. tan radiada en la parte mas centrica.. es como el avanse a travez de la mano de obra de los xtrangeros que llegan en el momento