sábado, 9 de mayo de 2009

Casas y cosas



11 de Abril y 12 de Octubre. Un mal remate de una calle.
Existe buena y mala arquitectura. Como en cualquier otro arte. Los parámetros para definir una y otra no son simples y en muchos ejemplos que se analicen posiblemente los juicios sean dispares. En particular en nuestra ciudad ha ocurrido en los últimos cinco años un verdadero "boom" de la construcción, que derivó en la aparición de decenas de edificios multifamiliares. Nadie ha realizado un análisis de que tipo de arquitectura quedó de esta singular etapa de la construcción de la ciudad, aunque una primera lectura permite asumir que no son muchos los buenos ejemplos que se puedan mostrar y si varios los que realmente uno puede cuanto menos cuestionar en cuanto a su resolución. En este punto de tomar partido, el ejemplo que acompaña este comentario es posiblemente de los que se pueda colocar de las resoluciones inadecuadas. Porque además de ciertas formas adoptadas, aparecen con el uso ciertas cuestiones que perjudican aún más la resolución, con balcones-tendederos-bicileteros que poco favor le hacen a la obra y al entorno.

7 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

MARIO : No parece adecuado direccionar el anàlisis desde el perfil de la arquitectura, ya que conocemos que los objetos generados son lisa y llanamente productos comerciales que llenaron el mercado para competir exclusivamente por PRECIO. La calidad, el diseño, el cumplimiento de standares de seguridad, etc.,etc., no eran tenido en cuenta en el momento de definir la inversiòn.....entonces, no podemos hablar de ARQUITECTURA.

LUCIANO dijo...

Creo que a ese edificio le falta el chico de gorra que vive adentro de un barril, y un señor gordo de traje y bigotes que cobre la renta puerta a puerta.

Lelé dijo...

¿Qué problema tenés con los estudiantes de Villalonga y Casbas que guardan la bicicleta en el balcón? ¡Será posible, pobres pibes!

Mario R. Minervino dijo...

Ricardo, creo que la buena arquitectura puede hacerse incluso en proyectos pensados estrictamente con fines inmobiliarios y sin que eso signifique encarecer el proyecto, sino que, por el contrario, conforman un valor agregado.


Lelé, la crítica apunta a diseños incorrectos, comos los departamentos destinados a estudiantes que no les resuelven cuestiones propias de ese tipo de vida, por caso, donde dejar sus bicicletas.

Ricardo Raùl dijo...

Mario: Los proyectos inmobiliarios que contemplan amenities, son los del target ABC1, que, tristemente en Bahìa, NADIE se animò a encarar, ergo los bautizados "palomares", lejos estàn de pensar en los servicios de bicicleteros, tendederos, escoberos,etc. Para reafirmar este pensamiento solo bastarìa encontrar, SOLO UNO que le verificò la ecuaciòn econòmica y repitieron el proyecto....UNO, SOLO UNO..si lo encontramos, en BAHIA, podemos festejarlo...

Nicolas dijo...

como estudiante de arquitectura creo que uno tiene que administrar los recursos para llegar aun buen producto.Es increible que en el barrio como mayor indice de estudiantes universitarios no se penso en un lugar para dejar las bicicletas.Cada vez que voy por bahia y paso por ese edificio trato de entender por que esa fachada sin criterio alguno,con el agravante de ser el remate de una calle!!

Mario M. dijo...

Nicolás, un comentario por demás acertado. Me gratifica advertir como un estudiante de arquitectura empieza a analizar la ciudad desde otra óptica e insinúa ya un compromiso distinto si tuviera que realizar una obra de estas características, por caso, reconociendo un compromiso estético diferente con el diseño teniendo en cuenta, por ejemplo, que el edificio oficina de remate de una calle. Gracias por opinar.