sábado, 2 de mayo de 2009

Bancos y colores

En una de las últimas entradas, se hizo referencia a los bancos colocados en la nueva peatonal Drago, teniendo entre los comentarios uno que decía: "hubieran puesto troncos de árbol que son mas baratos ya hasta gratis". Como un ejemplo de esa propuesta, podemos ver un modelo de tronco-banco existente en el frente de una vivienda de calle Nicaragua al 900, el cual conforma un modelo orgánico, natural y (a la vista) cómodo para ofrecer descanso al caminante. Es cierto: se ha cortado un árbol, pero bueno...no siempre se puede tener todo.


Barco-tronco: económico, orgánico, natural, cómodo.

De paso, como para darle un toque internacional y nostálgico a este modesto post, comparto este otro banco, colocado en una plaza de La Habana, en Cuba, construido en bronce en memoria de John Lennon. Notese el cuidador que durante las 24 horas se mantiene junto a la figura, para evitar que (una vez más) le roben las gafas al fantástico Beatle que supiera escribir cosas como aquella de "La vida es algo que nos ocurre mientras estamos ocupados en otras cosas". Fin.


Lennon en Cuba, con cuidador las 24 horas.

3 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

Convengamos que el Topogràfico de Diana Cabeza, mas allà de no tener respaldo, es mucho mas ergonòmico que el orgànico tronco de Nicaragua al 900. Digno de observar es el Instilart que lo tiene a JL petrificado.....y su cuidador que se gana la vida haciendo que lo cuida...o es JL que se convierte en cuidador cuidado, ya que si alguien se acerca...quien se va a atrever a hacerle algo al cuidador de JL,,,,

Lelé dijo...

Pienso, ¿no? ¿Qué figura podríamos reproducir en un banco bahiense como el cubano? ¿Naty Petrocino? ¿Boudrí? ¿Mario Minervino?

Mario R. Minervino dijo...

Lelé, yo podría estar en ese bronce si cierta rubia glamorosa estuviese sentada en la silla cuidando que nadie agreda a tan sensible figura. Imagine all the people...