miércoles, 4 de marzo de 2009

Recuperar tierras para la ciudad


Las tierras del ex Ferrocarril del Sud en el área de la estación, un desperdicio urbano insostenible para una ciudad con ansias serias y racionales de crecimiento y desarrollo.


El tranvía eléctrico circulando por calle Chiclana. Funcionó entre 1910 y 1938, uniendo la estación Noroeste (Sixto Laspiur al 300) con Villa Harding Green. Hoy se plantea un tren urbano aprovechando las viejas trazas de los ferrocarriles locales.


Uno de los puntos fuertes en la historia de nuestra ciudad: ser un nudo carretero y ferroviario único. Hay que recomponer esas fortalezas con vistas a la ciudad del nuevo siglo y generando cohesión en la trama ciudad-puerto.

El reciente convenio firmado entre el municipio y la comisión administradora de bienes ferroviarios de la nación, en ocasión de la visita del gobernador Daniel Scioli, busca destrabar la fuerte burocracia que desde hace al menos 60 años impide a Bahía Blanca disponer de tierras hoy en desuso, verdaderas barreras naturales que han impedido su crecimiento y desarrollo de manera racional y sustentable. El sector de las Villas, por caso, lleva 90 años recurriendo al "Puente Negro" como único medio de paso peatonal en un frente de casi 800 metros lineales, mientras el eje Sixto Laspiur-Chile, con el ex Mercado Victoria incluido, conforma un muro divisorio insostenible para decenas de barrios. De igual manera, la comunicación ciudad-puerto se ha visto interrumplida por cientos de hectáreas de "tierras del ferrocarril", en las cuales nada se proyecta y que conforman hoy lo peor de los denominados "vacíos urbanos".
Pero además de esta posibilidad de recuperar esas tierras, el convenio sugiere reactivar algunos ramales ferroviarios para establecer una especie de tren urbano que, dado su particular recorrido enlazando barrios, los técnicos prefieren presentar como un tranvía del siglo XXI.
Si alguien pudiera plantear un objetivo urbano para el 2028, año del centenario de Bahía Blanca, quebrar estas barreras urbanas y reactivar los tendidos ferroviarios sería relevante. Como ponerse los pantalones largos y gestionar a favor de una ciudad que ya pide a gritos no estar contenida por rieles, arroyos y tierras de nadie.

1 comentario:

Ricardo Raùl dijo...

La herramienta de gestiòn urbana RApaM CIUDAD ( Reciclar,Arcilla para moldear CIUDAD),contempla la TRANSFERENCIA DE CAPACIDAD CONSTRUCTIVA de parcelas de una ZONA PROTEGIDA (cuarto norte de la CIUDAD) a otra ZONA PROMOCIONADA, que muy bien resistirìa las aquì comentadas. Se puede neutralizar toda esta verdadera BARRERA URBANISTICA y se lograrìa la CONECTIVIDAD negada y denunciada en èsta Pàgina Urbana.