lunes, 12 de enero de 2009

Marquesinas de hierro y vidrio

En 1906 el arquitecto Héctor Guimard (París 1867 - Nueva York 1942) diseñó las entradas al subterráneo de París, popularmente conocido como "El Metro". Para ello recurrió a un estilo muy en boga por entonces, considerado el primer movimiento de vanguardia de la arquitectura: el art nouveau. Hizo una obra de líneas orgánicas, imitando el tronco de los árboles, con formas curvas, líneas sinuosas. Uno de sus aportes más singulares fue el uso del hierro y el vidrio, por entonces materiales desechados por los arquitectos y más propios de la arquitectura industrial, formando las marquesinas de acceso a las entradas. Su propuesta sirvió de inspiración a muchos proyectistas y en particular en nuestra ciudad es posible encontrar algunos modelos de estas obras, marcando el acceso a viviendas, dando un atractivo modelo constructivo.


Entrada al Metro, París, 1906


Una vivienda local, O'Higgins al 200

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que lindo!, somos un pais joven sin duda y con marcado aporte de inmigrantes europeos. Pero esto siempre sera Argentina, y es feo copiar a EUROPA y no crear algo propio.

Anónimo dijo...

Olvidoseme que a los extravagantes arquitectos locales que osaron construir algo original, tuvieron que irse del pais. Como el tucumano famoso Cesar Pelli.

Mario R. Minervino dijo...

En rigor la mayoría de los lenguajes arquitectónicos creados en Europa tuvieron desarrollo a nivel mundial, desde el art nouveau en adelante, incluidos el art déco, el moderno y otros. La idea es que cada estilo pueda adecuarse también al lugar, con algún rasgo propio. Esa es una de las grandes discusiones del mundo de la arquitectura, que se mantiene incluso en estos tiempos con los denominados "arquitectos estrellas" que, como en Beijing, construyen obras de carácter universal sin importarles su lugar de emplazamiento. Gracias por opinar.

Hector dijo...

En nuestra ciudad hay muy interesantes marquesinas de este estilo y similares. Siempre me llamó la atención como fue que sobrevivieron al vandalismo. Porque si algo despierta lo peor del vandalo es el vidrio... deben ser durísimos!! Saludos. Héctor

Anónimo dijo...

Es que el vandalismo no aprecia tales obras de arte...Que bueno! son como invisibles!

El Patacón dijo...

La primera imagen me hace acordar mucho a una que me hicieron ver en Recursos I....