viernes, 12 de diciembre de 2008

Calatrava en Puerto Madero

De paseo por Puerto Madero, la posibilidad de visitar el Puente de la Mujer, diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, la única obra de este prestigioso profesional, que además es escultor e ingeniero civil, en Sudamérica. Es un puente peatonal, con piso de madera, de metal blanco, sostenido por ese brazo que se levanta con cables de acero. Calatrava es famoso hoy por su variedad de obras en el mundo, aunque fueron sus puentes, reinterpretados como verdaderas esculturas urbanas, los que lo lanzaron a la fama. Quien vea la serie "Los exitosos Pells", verá que siempre aparece este puente como imagen.


Puente de la Mujer, Puerto Madero


Calatrava en Venecia, Italia


En Dublin, Irlanda


En Bilbao, España


En Valencia, España


En Puerto Madero, again

4 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

Es interesante analizar el caracter escultural de la obra de Calatrava versus el impacto que produce en su entorno, muchas veces resistido, y las patologias de uso de los materiales elegidos,a veces, para sus pavimentos. De cualquier modo, entiendo que su profesionalidad de ingeniero,escultor,arquitecto, urbanista,desarrollador,etc,etc. permanecerà en la historia paradigmàtica del mundo moderno.

Mario R. Minervino dijo...

Ricardo, es cierto lo de los pisos de los puentes de Calatrava. En Bilbao las piezas de vidrio se rompen por dilatación y son carísimas de reponer. En Venecia, recién ianugurado, ya es noticia la cantidad de accidentados por patinarse. En Madero, la madera exige mucho tratamiento y a las tablas las roban por decenas. Nadie es perfecto. Gracias siempre por la participación.

gabriela dijo...

¿Será por eso que dicen que lo perfecto es enemigo de lo bueno?

Mario R. Minervino dijo...

Pavada de frase Gabriela...Vos sabés que en arquitectura existen tres casas que son iconos de la historia, diseñadas por los grandes maestros: Le Corbusier (Villa Savoye), Mies van de Rohe (Casa Farnsworth) y Frank Lloyd Wright (Casa de la cascada), que fueron un verdadero fracaso para las familias que las habitaron. Son modelos ideales de una arquitectura no vivible. Casos y cosas.