martes, 25 de noviembre de 2008

¿Se puede evitar?


En pocos días comenzará la demolición del actual galpón de encomiendas de la vieja terminal de ómnibus local. La idea suena cuanto menos un despropósito teniendo en cuenta que el edificio es parte de la historia ferroviaria del lugar, con su típica arquitectura ladrillera, su volumen puro y sus muy aprovechables metros cuadrados disponibles (unos 500 metros cuadrados). Su ubicación no afecta el actual proyecto y podría ser además reciclado con muchos usos. Sería interesante plantear la situación, sobre todo teniendo en cuenta el buen estado del inmueble y que no parece criterioso demoler edificios con la necesidad que tiene el municipio y la ciudad toda de superficie cubierta.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mario estoy de acuerdo con vos en no demoler; pero para que dejarlo sino tendría un uso; vos cual sugeririas? porque para que quede abandonado como sucedio con los galpones de calle parchappe y la gente les robe las chapas y de a poco quede como un rémora urbana tampoco me parece criterioso.
Juan

Hector dijo...

Mientras no dependa de la subcomisión "EPOXI" de restauración de fuentes...

Mario R. Minervino dijo...

Hay que darle un uso inmediato, como a la vieja terminal. La comuna necesita m2, adecuarlo, utilizar su espacio, alquilarlo, espacio cultural. Existen cientos de ejemplo en el mundo de estos galpones recuperados y reutilizados. Suena a irracionar demolerlo.

Hector dijo...

Lamentablemente, esta noticia publicada en LNP de hoy, marca la tendencia, aunque ud. no lo crea!!
UN SANTO SIN DESTINO
La estatua de San Francisco de Asís de la vieja terminal de ómnibus
Envuelta con tela y conservando aún las sogas que sirvieron para retirarla de su lugar de emplazamiento, merced a una grúa, la estatua de San Francisco de Asís de la vieja terminal de ómnibus corre, por estas horas, la peor de las suertes, arrumbada entre escombros, hierros retorcidos y tirantes, como consecuencia de la demolición de parte de las instalaciones de calle Brown 1800.

Ricardo Raùl dijo...

MARIO : Todos conocemos que una CIUDAD,cuando se piensa a futuro NO DEBE OLVIDARSE DE SU PARTE CONSTRUIDA, a TODOS NOS PERTENECE, està en NUESTRA MEMORIA, pero tambièn sabemos que si no se dispone de la LEGISLACION para SALVAR nuestro PATRIMONIO solo llegaremos a la PROTESTA de lo IRREVERSIBLE....El KNOW HOW " RApaM CIUDAD " Reciclar, Arcilla para Moldear CIUDAD ya està registrado ....solo debemos CONCENSUARLO....es una herramienta de APLICACION URBANISTICA de,por y para la CIUDAD.

bahiense dijo...

Estimado Mario: Si no se logra preservar el edificio tradicional de encomiendas (lo que sería muy lamentable) al menos el hermoso farol ubicado actualmente sobre la cara noroeste donde se encuentra la puerta de acceso, se debería custodiar o probablemente reinstalar en el edificio principal. Su valor artístico y cultural es muy importante por lo que no deberíamos perderlo. Espero que alguien responsable se haga eco de estos temas.
Sergio

Anónimo dijo...

La pregunta sería que es lo que se puede hacer para evitarlo? Como ya se comentó no existe una legislación que lo proteja, entonces...estaría bueno proponer alguna solución alternativa que frene esta demolición y se encuentre un posterior uso adecuado.Gracias profe por esta iniciativa!