jueves, 27 de noviembre de 2008

Kiosco cubierto



La vieja terminal de ómnibus va resignando sus formas para dar lugar al nuevo sector destinado a encomiendas. En el sitio se mantiene a pie firme el puesto de diario y revistas que desde hace 23 años opera en el lugar. La municipalidad no le asignó una ubicación en el edificio nuevo y el hombre resiste a pie firme mientras los que demuelen le han dejado, por ahora, un techito por si llueve. Por ahora, entonces, la nueva terminal no dispone de un kiosco de revistas. Si está el de pastillas y caramelos, que es del mismo dueño y que te cobra lo que quiere por su mercadería. Curiosidades del pago chico.

1 comentario:

Ricardo Raùl dijo...

Primero la LEY....los seudo derechos adquiridos, como se quire demostrar, no son SUSTENTABLES en la CIUDAD de TODOS, y la tan ansieda TERMINAL es de TODOS los que queremos respetar la LEY....